CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2014

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2014).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

EL VERSÁTIL .357 MAGNUM

La mayoría de los tiradores y especialistas han coincidido en coronar al calibre .357 Magnum como el cartucho más versátil y popular para recamarar un revólver de doble o simple acción. Igualmente, una elevada proporción de tiradores y usuarios de armas de fuego seleccionaron al .357 Magnum cuando fueron consultados sobre cuál sería el calibre elegido en el caso de tener que optar por una sola arma de puño. No cabe duda que a lo largo de su dilatada existencia este potente cartucho se ha ganado una sólida reputación y un merecido prestigio. Desde su introducción al mercado en el año 1935, prácticamente todas las fábricas de armas cortas de cierto renombre han producido uno o varios modelos para él. Incluso, en los últimos años se han lanzado comercialmente pistolas semiautomáticas capaces de dispararlo, solucionando los problemas inherentes a su alimentación, habida cuenta de su larga vaina cilíndrica con pestaña. La rica historia de este magnífico cartucho es por demás interesante, pero en esta oportunidad voy a dejarla de lado por dos motivos: primero porque fue tratada en varias ocasiones anteriores por MAGNUM y segundo, porque vamos a dedicarnos a estudiar algunos aspectos relacionados con su balística. El “apellido” Magnum viene a ser un sinónimo de alta performance que no cualquier cartucho ostenta en su denominación oficial. Sin embargo, es frecuente exagerar las prestaciones que tal o cual Magnum puede rendir en la realidad. En el caso particular del .357 se han contado algunas historias que se apartan bastante de la realidad. Por ejemplo, que es capaz de perforar el block de un motor, o bien detener mágicamente la carga de grandes animales, cuando otros cartuchos mucho más potentes no siempre logran hacerlo. Ahora bien, un .357 Magnum podría perforar el block de un motor, pero para ello debería estar necesariamente equipado con un proyectil especial de hiper velocidad y núcleo sólido perforante. Por el contrario, una punta convencional semiblindada o completamente blindada con núcleo de plomo, simplemente se aplastaría contra el grueso metal limitándose a melIarlo ligeramente. Cuando nos referimos a la capacidad de perforación, los aspectos más importantes no son la energía ni la masa de un proyectil, sino su velocidad y la dureza de su punta. De modo tal que a partir de estos dos factores es que se desarrolla una carga especial perforante. Por otro lado, cuando nos referimos al poder de penetración en medios blandos, entonces sí la masa y la energía pasarán a ser los aspectos de mayor relevancia, conjuntamente con el factor de forma. Este último elemento está además directamente relacionado con la capacidad del proyectil para entregar y liberar su energía. Así, cuanto más penoso y difícil sea su avance en un medio blando, mayor será la liberación de energía. Tengamos en cUt;nta que una excesiva penetración es contraria a la liberación de energía, y es precisamente con la combinación de estos valores con los que se trabaja en el diseño de una punta expansiva. UN CARTUCHO PRACTICO Y VERSATIL Como señalé al comienzo, el .357 Magnum es uno de los cartuchos de arma corta más potentes y versátiles al alcance del usuario particular. Esta característica lo convierte en una de las opciones más atractivas y útiles para el cazador o tirador deportivo. Su potencia, precisión, alcance, retroceso, rebufo y capacidad de detención, pueden adecuarse a las circunstancias de uso y si el usuario además recarga, entonces podrá contar con su máximo potencial y versatilidad. De este modo y empleando los componentes y procedimientos adecuados, puede brindarnos un dócil disparo de máxima precisión, o también un poderoso disparo con alto poder de detención. La amplia capacidad interna de su vaina permite grandes variaciones de carga y el uso de distintos tipos de pólvoras, como así también el empleo de proyectiles de variado peso y diseño. Gracias a estas características es que podemos disparar un cartucho con punta WC con las mismas prestaciones que las de un .38 Special para tiro de competición (punta WC de 148 grains a 700 p/s y 160 L/p). De igual modo, contamos en el otro extremo con cartuchos con punta expansiva o sólida, de 110 a 200 grains de peso, con la máxima velocidad y energía (158 grains a 1.300 p/s y 600 L/p). En el mismo orden de cosas, cabe acotar que además de disparar cualquier tipo de cartucho de fábrica o recargado (dentro de los parámetros adecuados), un revólver .357 Mangum puede utilizar sin ningún tipo de inconvenientes toda la cartucherÍa disponible para el .38 Special, con lo cual prácticamente se duplican las posibilidades para abastecerlo de munición. Ahora bien, si el .357 Mangum es un cartucho versátil, la oferta actual de armas que lo pueden disparar no es menos variada y completa. En los últimos 15 años fabricantes de revólveres como Taurus, Rossi, Astra y Llama, han lanzado al mercado armas sumamente accesibles y de buena calidad, poniendo al alcance de la mayoría de los usuarios la posibilidad de adquirir un .357 Mangum. Tengamos en cuenta que en épocas anteriores dicha oferta se limitaba casi exclusivamente a los productos de Smith & Wesson y Colt, los que por entonces y con un dólar mucho más caro que el de ahora, resultaban armas para una minoría, sin olvidar que la munición también era muy cara y escasa. Hoy las cosas han cambiado, y tanto las armas como la respectiva cartuchería resulta mucho más accesible, favoreciendo en consecuencia una amplia difusión de este calibre entre nuestros tiradores. Como vemos, son muchas las posibilidades que nos ofrece el .357 Magnum. No obstante, dentro del amplio espectro de su aplicación se nos plantean algunas dudas, como por el ejemplo el rendimiento balístico de su variada munición cuando es disparada en cañones de distinta longitud. El mercado comercial nos ofrece armas con cañones de 2, 2 1/2, 3, 4, 4 5/8, 5, 6, 8 Y 10 pulgadas, aunque los más comunes y populares son los de 2 1/2, 4 ,6 y 8 pulgadas. Los cañones más cortos se destinan básicamente a la defensa personal y al uso policial. También existen algunas modalidades deportivas como el Tiro FBI donde se emplean estos cañones, permitiéndose los de 2” para el .38 Special y los de 2 1/2 para el .357 Magnum. Los de 3 pulgadas también se destinan a la defensa personal y al uso policial, y en ciertos casos como armas secundarias o de remate para la caza peligrosa. Sobre el particular, recordemos al excelente modelo 13 de S & W, el que durante muchos años fue el arma reglamentaria del FB!. Por su parte, Ruger comercializa su robusto GP-100 con 3 pulgadas de cañón, y Astra produjo el igualmente robusto modelo Police, también comercializado por Browning como Barracuda. En una franja más cara tenemos al excelente Manurhin MR88, entre otros ofrecimientos más del mercado.

google analitycs