CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2014

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2014).

Hacer pedido

CD

Años 1 . 2 . 3

Hacer pedido

LA ELECCIÓN DE UNA MIRA TELESCÓPICA

Una cosa es mirar y otra es ver. Y en la caza mayor, tanto al rececho como al acecho, hay que ver muy bien. Esta nota está dirigida principalmente a los que se inician o los que tienen poca experiencia. Partiendo de la base que cuanto más se sepa, menor posibibilidad se tiene de ser engañado (o dominado), es que trataremos en esta nota de brindar algunas pistas para ayudar a elegir una mira telescópica. Nos motiva este informe después de haber presenciado en una armería, cómo un joven que deseaba asesoramiento para poder comprar una mira telescópica para montarle a su recién comprado rifle calibre .308 Winchester, el vendedor lo convenció (ya que no tenía otras alternativas para ofrecerle y no quería dejar pasar al “pichón”) que lo mejor era una marca xxx cuya distancia focal era para un aire comprimido. Antes de meternos de lleno en el tema es importante señalar que cuando se toma la determinación de comprar un arma para cazar jabalíes, ciervos, antílopes y otras especies que habitan nuestro suelo, de nada sirve un buen rifle con una mira “pedorra”. Después nos arrepentiremos. HACIENDO NUMEROS Consideramos importante evaluar los gastos que implicará nuestra(s) compra(s), ya que una vez que hayamos desembolsado el dinero y si nos equivocamos vamos a perder casi la mitad del dinero gastado para desasernos del clavo, ya que mal venderemos. Consideramos que no se puede comprar un Porsche si después no tenemos plata para echarle nafta o pagar la patente. Otro ejemplo podría ser comprarnos un Fiat 147 y después ponerle un equipo de audio que vale tres veces más que el autito. Entonces antes de encarar la compra de un “equipo completo” de caza, compuesto por “tres patas” fundamentales como lo son el arma, la mira telescópica y sus montajes, no hay que apresurarse. LOS VISORES OPTICOS La base de una buena mira telescópica es la calidad de sus cristales. Origen de los mismos y el pulido, son básicos. Es una creencia muy afincada entre los cazadores y tiradores de polígono que una mira hace milagros o son un desastre. Ni lo uno ni lo otro. Tienen sus ventajas y sus inconvenientes. ¿Cuál es la diferencia entre apuntar a un blanco con las llamadas miras abiertas o con una telescópica? Si bien para dar una respuesta completa y acabada tendríamos que incluir unas líneas sobre anatomía humana, podemos simplicar la respuesta de la siguiente manera. El blanco, el guión y el alza se encuentran en tres planos diferentes. Al apuntar, nuestra vista debe hacer permanentes correcciones de distancias para verificar que los tres elementos se encuentran bien alineados para lograr un disparo de precisión. Esta constante variación hace que se produzca una fatiga visual y en consecuencia después de dos o tres disparos ya tendremos un cansacio, produciendo una notable disminución visual que afectará sobremanera la precisión. Al utilizar una mira telescópica la retícula del visor (que reemplaza al sistema de puntería abierta del arma) y el blanco practicamente se encuentran en el mismo plano, por lo que no se deben producir cambios de enfoque de nuestro ojo. Hoy por hoy casi todas las miras de calidad media y superior tiene la posibilidad de poder efectuar correcciones en el enfoque, tenga el usuario presbicia, miopia o ambas. CALIDADES Una de las maneras de evaluar la calidad de una mira es por su poder de resolución (hay quienes lo hacen en función del país de origen: alemanas, norteamericanas, japonesas o chinas). Una manera un poco más científica sería de la siguiente manera. Hay horas críticas del día donde una buena mira demostrará que lo es. Al amanecer y al atardecer las luces son más débiles y a través de la mira se podría ver mejor que a simple vista. A esta cualidad los alemanes la llaman “scheiner” (no confundir con la birra), mientras que los americanos “exit pupil” (salida de pupila). Los yanquis lo miden poniendo la mira a unos 50 metros y con una regla en milímetros miden el campo del ocular (de la mira) que tiene luz. Si la medida da 6 o más milímetros, la mira es buena. La explicación es que el haz de luz que pasa es de mayor diámetro que se puede dilatar la pupila cuando hay poca luz.

google analitycs